Los colores brillantes no dejarán de ser característicos, pero ahora deberán utilizarse sólo como acentos.